"Curanipe, navegando en el tiempo"
(El arca maulina del padre Samuel Jofré Rojas)
PALABRAS DEL PADRE SAMUEL
"Mis queridos maulinos..."

martes, 9 de junio de 2009

"Apellidos mapuche: Historia y significados" (Libro de Patricia Bustos y Hugo Amigo - Universidad de Chile)


Martes 9 de junio de 2009

Por Nancy Arancibia / La Nación

Publican libro que indaga en historia y significados de apellidos de esta etnia

En el nombre de los mapuches

Los nombraban según el lugar donde vivían, su linaje y sus características personales. Los españoles los registraron como sus apellidos, los castellanizaron y despojaron de su significado. El fenómeno se mantiene hoy en el Registro Civil. Un libro viene a rescatarlos.

En una ceremonia llamada Lakuntun un niño mapuche recibía su nombre. Éste se constituía en un vínculo con su origen y sus ancestros. No era cualquier nombre. Tenía que ver con cómo la familia soñaba a sus hijos, con los astros y sus características. El nombre era el portador de su cultura y su relación con la naturaleza y sus fenómenos.

Por eso, mientras para un chileno, Lincoyán, Curiche o Melinao son sólo apellidos, para un mapuche son el símbolo de su identidad y linaje. De una cosmovisión llena de significado que fue invisibilizada y deformada por la colonización española y la sociedad chilena, y que hoy intenta rescatar el libro "Apellidos mapuche: Historia y significados".

Éste nos revela, por ejemplo, la importancia ancestral de tener al cóndor (Manque), la serpiente (Vilu) o el puma (Pangue) como el tronco de un linaje que hasta hoy marca los apellidos de esta etnia.

Según explican los autores del libro -los médicos de la Universidad de Chile Hugo Amigo y Patricia Bustos-, dos estructuras conformaban un apellido mapuche: el "Üy", que expresaba la característica o condiciones de la persona que lo portaba y el Kuga, tronco o raíz, asociado con el linaje o pertenencia (ver infografía al final de la nota).

Por esta razón el "Üy" podía cambiar con los años y algunos señalan la existencia de una ceremonia en la adolescencia que lo consagraba para la adultez. El historiador Osvaldo Silva, citando un texto de la época en este libro, indica que dada la imposibilidad de predecir las características de la persona, los indígenas acostumbran a "ponerles nombres a los hijos cuando nacen, luego cuando tienen entre 12 ó 15 años y lo cambian nuevamente cuando son de 30 ó 40".

Simbolismo profundo

La investigación sostiene que el Kuga designa una relación real o simbólica con los animales, la vegetación o las propiedades del espacio. Los Kuga más comunes son de animales, entre ellos Manque (cóndor), Pangue (puma), Milla (oro), Vilu (serpiente) y Ñanco (águila).

Eso explicaría por qué los mapuches que habitaban la costa hacían referencia al agua en sus nombres como Trabunco (reunión de agua) o Leufu (río), mientras los cercanos a la cordillera tenían nombres relacionados con la fauna: allí vivían los que tenían apellidos que terminaban con Manque (Cóndor), Curiman (cóndor negro) Aucaman (cóndor silvestre) o aquellos con terminación "ñir", que significa zorro, como Acañir (zorro libre), Millañir (zorro plateado) o Huenchuñir (zorro macho).

Los autores, sin embargo, sostienen que constatar esa relación ya no es posible debido a los procesos históricos y de migración que ha experimentado esta tenia.

Pérdida del nombre

El mapuche no tenía apellido. Su nombre respondía a la cosmovisión de su cultura y en los distintos contactos "con el hombre blanco" su origen se fue ocultando y perdiendo.

Colonización y bautismo fueron los responsables primarios. Los obligaron a registrar un apellido que no tenían. La falta de conocimiento del mapudungun y su fonética, transformó sus sonidos en palabras castellanas, cambiando completamente su significado cultural.

Esto ocurre hasta nuestros días, especialmente en las personas mayores que acuden al Registro Civil, donde se transcriben sus nombres con errores.

El estudio constató, por ejemplo, que el apellido Melivilu figura escrito de seis formas distintas: Melibilu, Melibilo, Melifilu, Melifilo, Melivilu, constituyendo para efectos del registro seis apellidos diferentes aunque desde la perspectiva cultural mapuche es uno solo.

También contribuye a su desfiguración el desconocimiento del uso abreviado de algunas palabras. Por ejemplo, Melivilu era el único nombre de la persona y estaba compuesto por Meli y Vilu, cuyo significado es "cuatro culebras". Este nombre abreviado suena como Melivil, manteniendo su unicidad y significado. Los registros oficiales los identifican, sin embargo, como dos nombres diferentes.

"Conocer el significado de estos nombres, nos enseña que venimos de una historia marcada por la sociedad mapuche, aunque esto muchas veces no nos agrade. No debería suceder más que una persona mapuche se cambie de apellido o sea sujeto de burlas. Este libro es una contribución en la superación de este racismo" dijo Víctor Pérez, rector de la Universidad de Chile.

"Más allá de los errores históricos del nombre, la gente conoce su historia oral. Se pueden cambiar los nombres en la papelería, pero en la realidad la gente sabe de qué familia son", dicen mapuches de Arauco.



(Para ampliar pinche la imagen)

EL APELLIDO COMO INDICADOR BIOLÓGICO

Los doctores Hugo Amigo y Patricia Bustos son los autores de la investigación que dio origen al libro: “Apellidos mapuche: Historia y significado”, con más de tres mil apellidos mapuche vigentes, junto a antecedentes que permiten reconocer su pertenencia a la etnia original.

Se trató de un esfuerzo multidisciplinario de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile para generar indicadores sobre mortalidad infantil y materna y la prevalencia de ciertas enfermedades en esta etnia. Datos necesarios para cualquier estrategia de inclusión y focalización de políticas sociales que se quiera emprender. Pero se dieron cuenta que el indicador biológico no existe. ¿A quién medir, pesar, registrar? Los hombres de la tierra ya no tienen tierras y se han desplazado a las ciudades. Necesitaban identificación poblacional y los apellidos surgieron como opción.

El proceso de validación de este indicador dio origen a este libro con la colaboración de antropólogos, historiadores y especialistas en lengua mapuche.

Fuente: La Nación.cl



Más sobre la publicación del libro <<<

No hay comentarios.:

Territorio Mapuche

MÚSICA DEL MUNDO

Ya rayah: una canción sobre el exilio en tierra extraña

Ya Rayah

1,2,3 soleils: son Rachid Taha, Khaled (mi preferido, sin duda) y Faudel. Tres crack del Raï que llevaron a este género norte africano a la modernidad, y en ella siguen.

El concierto de 26 de septiembre de 1998 en palais omnisports de Paris-Bercy (POPB) fue grabado y después comercializado en un disco, que yo guardo como oro en paño.

Esta canción que os dejo es Ya Rayah, una canción mítica de un clásico argelino del raï: Dahman el Harrachi.

Es una canción dura de emigración, de exilio, en definitiva de abandono de la tierra de uno para buscar a veces simplemente un futuro, ni tan siquiera mejor.

Traducción, un tanto libre y después de consultar algunas traducciones en francés (está en argot argelino, y de eso chanelo muy poco):

[Estribillo]
Ya Rayah win m'ssefer t'hour taaia ou touila
¡Oh emigrante! ¿a dónde viajas? Te cansarás y terminarás por volver

Chral n'dmou l'aabad el rafliin kablek ou kabli
Cuantos se han arrepentido antes de ti y de mi

Ya Rayah win m'ssefer t'hour taaia ou touila
¡Oh emigrante! ¿a dónde viajas? Te cansarás y terminarás por volver

Chral n'dmou l'aabad el rafliin kablek ou kabli
Cuantos se han arrepentido antes de ti y de mi
[Fin Estribillo]

Chhal cheft al bouldan laamrine wa lber al khali
¿Cuántos países poblados y desérticos has visto?

Chhal dhiyaat wqat chhal tzid mazal ou t'khali
¿Cuánto tiempo has desperdiciado?¿Cuanto tiempo te queda más por dejar?

Ya lghayeb fi bled ennas chhal taaya ma tadjri
¡Oh tu ausente!, no paras de correr en el país de los otros

Tzid waad el qoudra wala zmane wenta ma tedri
El destino y el tiempo siguen su curso pero tu lo ignoras

[Estribillo]

Aalach qalbek hzine waalach hakdha ki zawali
¿Por qué tu corazón está tan triste?¿Por qué permaneces allí como un desgraciado?

Matdoum achadda wila tzid taalem ou tabni
Las dificultades no durán, y tu tampoco construirás y ni aprenderás más

Maydoumou layyam walay doum seghrek ou seghri
Los días no durán, todo como tu juventud y la mía

Ya hlilou meskine li ghab saadou ki zahri
Oh dulce desgraciado que tu suerte ha pasado, como la mía

[Estribillo]

Ya msafer naatik oussaayti addiha el bakri
Ôh viajero, te doy un consejo para que lo sigas

Chouf ma yeslah bik qbal ma tbia ou ma techri
Mira lo que te conviene antes de comprar o vender

Ya nnayem djani khabrek ma sralek ma srali
¡Oh tu el dormido! noticias tuyas me han llegado, te ha pasado lo que a mi me pasó

Hakdha rad el qalb bel djbine sabhane El Aali
Así devuelve el corazón a su creador el Altísimo.

[Estribillo]

Fuente:
Moeh Atitar de la Fuente