"Curanipe, navegando en el tiempo"
(El arca maulina del padre Samuel Jofré Rojas)
PALABRAS DEL PADRE SAMUEL
"Mis queridos maulinos..."

domingo, 4 de febrero de 2007

"Todos los pueblos quieren un pasado glorioso" : Moisés y el Éxodo

A boca de jarro: Jorge Dulitzky

"Todos los pueblos quieren un pasado glorioso"

Domingo 4 de febrero de 2007

Este investigador especializado en Egipto da su versión del éxodo .


Foto Eva Fisher

Siempre le intrigó el éxodo y ciertos hechos que desencadenó, como el mágico cruce del Mar Rojo. "Lo curioso es que en Egipto no figura absolutamente nada sobre la salida de los hebreos conducidos por Moisés. Sin embargo, los egipcios eran cronistas minuciosos, grababan todo lo que ocurría en las paredes de sus templos. ¿Qué pasó?", se pregunta Jorge Dulitzky.

"He recorrido largamente ese fabuloso país, y busqué respuestas en los yacimientos arqueológicos, y así fui reconstruyendo una versión muy distinta del éxodo, pero igualmente sorprendente", sigue.

Jorge Dulitzky es escritor e investigador. Autor de Moisés, el hombre; Mujeres de Egipto y de la Biblia; Akhenatón, el faraón olvidado, y ¿Quién condenó a Jesús?, actualmente está terminando un estudio sobre un personaje ineludible, María Magdalena.

"La historia comienza en el siglo XIV antes de Cristo, cuando el faraón Akhenatón, o Amenofis IV, proclama el monoteísmo y sustituye a Amón Ra, el dios politeísta de la religión oficial, por Atón, un dios representado por un disco. Ya no se trataba del sol, sino de la energía solar, un concepto revolucionario para la época. El monoteísmo era algo que estaba latente y Akhenatón necesitaba desprenderse del clero tradicional, que era poseedor del 30 por ciento de la riqueza del país. Entonces, trasladó la capital a la ciudad de Amarna, pero los sacerdotes reaccionaron y Akhenatón fue asesinado. Otro tanto ocurrió con su sucesor, Tutankamón, hasta que el abuelo político de Tutankamón hizo las paces con el clero politeísta, se restableció el culto a Amón Ra y los rebeldes abandonaron Egipto. Las negociaciones fueron curiosas porque, finalmente, se convino que los responsables de este intento de reforma no eran los monoteístas, sino la propia ciudad de Amarna.

–¿La ciudad de Amarna?

–Todo eso está escrito: se decía que el ambiente era licencioso. Por ejemplo, se hablaba de que en lugares públicos se exhibían esculturas que mostraban a la reina Nefertiti, esposa de Akhenatón, totalmente desnuda. Que había orgías, bailes extraños, que las mujeres se pintaban de manera provocativa. Algunos estudiosos sospechan que Amarna podría haber sido un nombre común para las míticas Sodoma y Gomorra. Sin embargo, la ciudad no fue destruida. En 1907, debajo de una capa de arena de 30 centímetros se encontró una urbe sin rastros de violencia. En el estudio del mayor escultor de la ciudad se hallaron 130 bustos de Nefertiti sin terminar. Había tumbas sin usar que 60 nobles, cuyos nombres y cargos estaban enumerados en una lista grabada en una pared, habían hecho construir para ellos.

Había esqueletos de animales domésticos con sus collares y correas. Es decir, la ciudad había sido abandonada en perfecto orden. Bien, esos hombres y esas mujeres que dejaron Amarna fueron los que dieron origen al pueblo hebreo. Ese fue el éxodo.

–¿Quiere decir que los hebreos en realidad eran egipcios?

–Efectivamente, nunca hubo judíos en Egipto.

–¿Y Moisés? ¿Y el cruce milagroso del Mar Rojo?

–Moisés es un personaje conceptual, como tantos otros personajes en la historia de la humanidad. Y no he inventado nada, es lo que dice Sigmund Freud en Moisés y el Monoteísmo, un libro que publicó en 1937, en Londres, poco antes de morir. Además, Moisés, Moses, es una palabra egipcia, no es un nombre en sí mismo; sería como un sobrenombre o la parte de un nombre; significa hijo de. Por otra parte, ¿qué sentido tenía cruzar el Mar Rojo de esa manera espectacular? ¿Por qué no lo hicieron por tierra como lo hacía todo el mundo? Entonces no existía el Canal de Suez, Fernando de Lesseps lo construyó en 1869. Todo esto fue el tema de mi primer libro, Moisés, el hombre, fruto de 20 años de estudio.

–¿Y la separación de las aguas?

–Esa también es una tradición egipcia. Creían que era un poder que tenían los faraones. Cuentan que un faraón salió a navegar por su lago sagrado, junto con la preferida de sus favoritas. En determinado momento, a ella se le cayó un aro al agua y comenzó a llorar desconsoladamente. El faraón le dijo que no se preocupara, que le regalaría uno mucho más valioso, pero ella siguió llorando. Entonces, el faraón ordenó detener la barca, hizo un gesto con la mano, y las aguas del lago se separaron; en ese momento uno de sus esclavos bajó al fondo del lago, rescató el aro y se lo entregó a la favorita. Esa historia fue escrita 2000 años antes de la era cristiana. Pero hay otro detalle: el famoso becerro de oro. ¿No le suena raro que un pueblo de esclavos, que según la historia tradicional se fue de Egipto poco menos que con lo puesto, pudiera construir un becerro de oro? No es sencillo. ¿Consiguieron donaciones? No, los rebeldes monoteístas que salieron de Egipto eran gente culta y con buenos recursos económicos.

–¿Por qué se creó esa leyenda?

–Todos los pueblos quieren un pasado glorioso. Sabemos que la Biblia se empezó a escribir en el siglo IX antes de Cristo. Toda la primera parte está basada en tradiciones, a veces orales, en relatos de 400 o 600 años. La Biblia está llena de metáforas, de simbolismos; recuerde la creación de Adán como una escultura de barro. O la de Eva, de una de sus costillas. Por otra parte, no soy el único investigador que llegó a estas conclusiones; una versión similar tiene la Sociedad Bíblica de Nueva York.

Luis Aubele

Fuente: La Nación - Argentina

Moisés en Egipto

Jorge Dulitzky

El tema del origen egipcio de Moisés es para desarrollarlo en largas charlas, pero intentaré ofrecerles una apretada sintesis de mi hipótesis.

La unica fuente desde el lado judío es el Antiguo Testamento, el Talmud y algunos escritos apócrifos. Tambien el Corán, pese a estar inspirado en la Biblia, ofrece algunas pequeñas diferencias, por ejemplo, que la madre adoptiva de Moisés era una reina y no una princesa.

Desde el lado egipcio, los judíos fueron ignorados y no existe ninguna mención sobre ellos, ni sobre Moisés ni el Éxodo. Ese silencio significa varias cosas: o bien la epopeya mosaica jamás existió, o lo que conocemos desde el judaísmo es una version modificada de algo que sucedió en Egipto. O lo sucedido en Egipto fue eliminado de los registros por razones políticas o religiosas.

El unico período que los egipcios intentaron eliminar de su historia fue el de Akenatón. Quien casualmente fue el creador de algo parecido al monoteísmo.

Me adelanto a las criticas que dicen que el monoteísmo judío no tiene nada que ver con el de Akenatón. Pero el parecido no reside en el contenido cultual, sino en el hecho de ser Atón un dios único, bondadoso, creador de todo lo existente, no representable antropomórficamente, que elimina supersticiones, que no hace culto a los muertos, etc.

En eso sí es parecido y puede tomarse como origen de lo que luego de un largo desarrollo se transformó en la religion judía. Sigmund Freud opinaba de ese modo y el investigador Jan Assmann proporcionó una importante aclaración al destacar que lo judío pertenece a la memoria y la tradición, pero carece de historia, en cambio lo egipcio es pura historia, pero carece de memoria y tradición por los milenios en que permaneció fuera del alcance de la civilización.

Existen diversas teorías acerca de que el Éxodo podría haber sucedido desde la llegada de los hicsos en el siglo XVI aC., hasta el gobierno de Merneptah en el 1220 aC., con enormes preferencias por la epoca de Ramsés II. Creo que esa epopeya sucedió inmediatamente después de la muerte de Akenatón.

Si aceptamos la historia bíblica en el sentido de que Moisés existió, nos perdemos en un laberinto sin salida, pues es desconocido para la historia egipcia. En cambio, si pensamos que los protagonistas de esa epopeya pudieron ser otras personas, en mas fácil encontrar motivos que produjeran esa migración conocida como Éxodo.

Yo elegí a dos personajes para ponerlos al frente de la epopeya. Uno es Tutmes, el hijo presuntamente desaparecido de Tiy, quien supongo que es el mismo que el famoso escultor de Amarna, muy vinculado a la familia real, en especial a Nefertiti. Y el otro personaje es Horenheb, el ubícuo general que tendría sus buenas razones para sacar de Egipto a un contingente de partidarios de Atón cuando ya habia muerto Akenatón y formar con ellos un reino vasallo en Canaán que sirviera para obstaculizar el permanente avance de los hititas.

Acepto que es muy dificil demostrar que los personajes que elegí hayan sido los protagonistas, pero el punto no es demostrarlo, sino aceptar que pudiera haber sido cualquier otro alto funcionario del gobierno de Akenatón. Lo cual nos lleva a la difícil situación de aceptar que el que se conoce como fundador del judaísmo no era judio, sino egipcio.

La historia de la canastita flotando en el Nilo no resiste el menor análisis. El nombre Moisés, Moses en ingles, es la derivación de la mayor parte de los nombres reales egipcios, Tutmósis, Ramosé, Ramsés, etc. El caso de Tutmes, como hijo de Tiy, le da un sesgo creíble a la historia bíblica. Como decía Martin Buber, en toda leyenda hay un núcleo verdadero que debe ser investigado.

Los judíos no existían en épocas de la dinastía XVIII. Cuando mucho estaban los shasu, que fueron combatidos por Seti I.

El judaísmo recién se consolidó en la epoca del rey Saúl y llegó a su apogeo durante los reinados de David y Salomón. Cuando se redactó el Pentatéuco, en el siglo IX ac, se recrearon orígenes gloriosos para los judíos y se puso énfasis en la figura mítica de Moisés. Esta hipótesis forma parte de mi primer libro, Moisés, el Hombre en Egipto, publicado en 1999 por Biblos de Buenos Aires y distribuido en España por Catriel. Les envio un cordial saludo a todos.

Jorge Dulitzky

RELACIONADO

Akhenatón y Moisés. ¿padres del monoteísmo?: del himno al Atón al Salmo 104

1 comentario:

Anónimo dijo...

muy interesante. He leído La Biblia Desenterrada ( y otros libros) y estoy muy de acuerdo con lo que se explica. Para mí (es una opinión personal claro) Moisés no existió nunca. Fue un personaje ficticio introducido por los escribas en el siglo 7 cuando se dieron a la tarea de inventarse una epopeya novelada, gloriosa en la que ellos eran los protagonistas y en la que todo, prácticamente sin excepción de nada, giraba en torno de ellos. Siguiendo los episodios más impactantes de épocas más antiguas y que pertenecían a otras culturas y de alguna manera, con la introducción de personajes no reales, se hacían partícipes de una historia y, por lo tanto, de una importancia que no poseían. Que la figura de "Moisés" está inspirada en Akenatón? pues claro que sí! hay que notar que el razgo más sobresaliente entre ambos (y que por lo tanto apunta al faraón hereje) era precísamente sus creencias. Akenatón no era monoteísta, era henoteísta lo mismo que "Moisés", notar que ambos creían que su dios era el más poderoso pero que no dudaban de la existencia de los otros dioses. Ese es para mí el nexo más imporante entre ambos. Además hasta donde va la investigación, los antiguos israelitas eran cananeos aborígenes.En fín que el tema da para mucho y es muy interesante. Muchas gracias por la entrega. Saludos.

Migraciones humanas prehistóricas

Territorio Mapuche

MÚSICA DEL MUNDO

Ya rayah: una canción sobre el exilio en tierra extraña

Ya Rayah

1,2,3 soleils: son Rachid Taha, Khaled (mi preferido, sin duda) y Faudel. Tres crack del Raï que llevaron a este género norte africano a la modernidad, y en ella siguen.

El concierto de 26 de septiembre de 1998 en palais omnisports de Paris-Bercy (POPB) fue grabado y después comercializado en un disco, que yo guardo como oro en paño.

Esta canción que os dejo es Ya Rayah, una canción mítica de un clásico argelino del raï: Dahman el Harrachi.

Es una canción dura de emigración, de exilio, en definitiva de abandono de la tierra de uno para buscar a veces simplemente un futuro, ni tan siquiera mejor.

Traducción, un tanto libre y después de consultar algunas traducciones en francés (está en argot argelino, y de eso chanelo muy poco):

[Estribillo]
Ya Rayah win m'ssefer t'hour taaia ou touila
¡Oh emigrante! ¿a dónde viajas? Te cansarás y terminarás por volver

Chral n'dmou l'aabad el rafliin kablek ou kabli
Cuantos se han arrepentido antes de ti y de mi

Ya Rayah win m'ssefer t'hour taaia ou touila
¡Oh emigrante! ¿a dónde viajas? Te cansarás y terminarás por volver

Chral n'dmou l'aabad el rafliin kablek ou kabli
Cuantos se han arrepentido antes de ti y de mi
[Fin Estribillo]

Chhal cheft al bouldan laamrine wa lber al khali
¿Cuántos países poblados y desérticos has visto?

Chhal dhiyaat wqat chhal tzid mazal ou t'khali
¿Cuánto tiempo has desperdiciado?¿Cuanto tiempo te queda más por dejar?

Ya lghayeb fi bled ennas chhal taaya ma tadjri
¡Oh tu ausente!, no paras de correr en el país de los otros

Tzid waad el qoudra wala zmane wenta ma tedri
El destino y el tiempo siguen su curso pero tu lo ignoras

[Estribillo]

Aalach qalbek hzine waalach hakdha ki zawali
¿Por qué tu corazón está tan triste?¿Por qué permaneces allí como un desgraciado?

Matdoum achadda wila tzid taalem ou tabni
Las dificultades no durán, y tu tampoco construirás y ni aprenderás más

Maydoumou layyam walay doum seghrek ou seghri
Los días no durán, todo como tu juventud y la mía

Ya hlilou meskine li ghab saadou ki zahri
Oh dulce desgraciado que tu suerte ha pasado, como la mía

[Estribillo]

Ya msafer naatik oussaayti addiha el bakri
Ôh viajero, te doy un consejo para que lo sigas

Chouf ma yeslah bik qbal ma tbia ou ma techri
Mira lo que te conviene antes de comprar o vender

Ya nnayem djani khabrek ma sralek ma srali
¡Oh tu el dormido! noticias tuyas me han llegado, te ha pasado lo que a mi me pasó

Hakdha rad el qalb bel djbine sabhane El Aali
Así devuelve el corazón a su creador el Altísimo.

[Estribillo]

Fuente:
Moeh Atitar de la Fuente