"Curanipe, navegando en el tiempo"
(El arca maulina del padre Samuel Jofré Rojas)
PALABRAS DEL PADRE SAMUEL
"Mis queridos maulinos..."

lunes, 30 de mayo de 2005

Una nube cubre el sol en Curanipe


UNA NUBE CUBRE EL SOL EN CURANIPE
(La segunda oleada que niega a la "gente de la tierra")

Ya en los inicios del siglo XX, las familias coloniales criollas con sus costumbres austeras, habían sido desplazadas en su protagonismo por una gran cantidad de inmigrantes agregados a la sociedad local por motivos del beneplácito con que se los recibía en matrimonio y a sus hijos, nefasta costumbre común a nuestros países mestizos que es la de tratar de “blanquearse” a toda costa para asemejar a europeos.

No deja de ser interesante mencionar que muchas de las antiguas familias marcharon hacia otras ciudades una vez terminó el puerto, quedando diferenciadas claramente de allí en adelante por color de piel y de origen la gente habitantes del pueblo y estas nuevas familias en apariencia foráneas.

Teniendo fuertes valores mercantilistas y de ascensión social, inmediatamente desarrollaron un particular y agresivo esnobismo de exclusión y segregación racista, el que lamentablemente se mantiene hasta el presente. Forman actualmente las cúpulas económicas de la región, manteniendo sus privilegios y sistemas de creencias por medio de enlaces matrimoniales que perpetúan solidariamente su visión del mundo.

Seguramente pueda interpolarse lo sucedido en nuestro pueblo al resto de Chile y probablemente entonces también pueda explicarse muy fácilmente nuestro actual estado de cosas. Todos los grupos de poder de nuestros tiempos, ya sean políticos, económicos y militares tienen su origen en combinaciones de circunstancias parecidas.

Estamos gobernados por castas de "jureles tipo salmón".

Copio un fragmento de “Cien Años de Soledad”, el que se explica por sí mismo:

Gabriel García Márquez
Edición de Jacques Joset
Cátedra
Letras Hispánicas
Editorial Sudamericana

“..No hubo, sin embargo, mucho tiempo para pensarlo, porque los suspicaces habitantes de Macondo apenas empezaban a preguntarse qué cuernos era lo que estaba pasando cuando ya el pueblo se había transformado en un campamento de casas de madera con techos de zinc, poblado por forasteros que llegaban de medio mundo en el tren, no sólo en los asientos y plataformas sino en el techo de los vagones. Los gringos, que después llevaron sus mujeres lánguidas con trajes de muselina y grandes sombreros de gasa, hicieron un pueblo aparte al otro lado de la línea del tren, con calles bordeadas de palmeras, casa con ventanas de redes metálicas, mesitas blancas en las terrazas y ventiladores de aspas colgados en el cielorraso, y extensos prados azules con pavorreales y codornices. El sector estaba cercado por una malla metálica, como un gigantesco gallinero electrificado que en los frescos meses de verano amanecía negro de golondrinas achicharradas.”

(...)

“Fue una invasión tan tumultuosa e intempestiva, que en los primeros tiempos fue imposible caminar por la calle con el estorbo de los muebles y los baúles, y el trajín de carpintería de quienes paraban sus casas en cualquier terreno pelado sin permiso de nadie”. (...) “Tantos cambios ocurrieron en tan poco tiempo, que ocho meses después de la visita de Mr. Herbert los antiguos habitantes de Macondo se levantaban temprano a conocer su propio pueblo.”

(...)

Comentario 30. “Con esa segunda oleada de inmigrantes Macondo va a sufrir otra transformación social. Junto a los grupos existentes, surgen otras comunidades “los gringos” y los peones que vienen a trabajar en las bananeras (´La hojarasca´). La estructura semi-feudal no desaparece del todo, sin embargo coexiste con esas nuevas clases sociales – técnicos y obreros- típicas de una sociedad ´industrial´; a partir de este momento, la composición social de Macondo será la de un país neo-colonizado por el capital extranjero. Esa comunidad de gringos, que vive casi sin mezclarse con el resto del pueblo, pasa a ejercer el poder económico y político que era hasta entonces de los “criollos” (liberales o conservadores): los Buendía y los Moscote quedan convertidos en piezas de museo (...)

* Racismo en Chile (I) escrito relacionado


De conversaciones con el padre Jofré Rojas:

“Mira hombre, cuando tengas dudas acerca de lo correcto o lo incorrecto de las cosas, pregúntate: ¿Sirve esto para la salvación del alma? Si no sirve, entonces no sirve para nada, de esto no tengo dudas...”

No hay comentarios.:

Migraciones humanas prehistóricas

Territorio Mapuche

MÚSICA DEL MUNDO

Ya rayah: una canción sobre el exilio en tierra extraña

Ya Rayah

1,2,3 soleils: son Rachid Taha, Khaled (mi preferido, sin duda) y Faudel. Tres crack del Raï que llevaron a este género norte africano a la modernidad, y en ella siguen.

El concierto de 26 de septiembre de 1998 en palais omnisports de Paris-Bercy (POPB) fue grabado y después comercializado en un disco, que yo guardo como oro en paño.

Esta canción que os dejo es Ya Rayah, una canción mítica de un clásico argelino del raï: Dahman el Harrachi.

Es una canción dura de emigración, de exilio, en definitiva de abandono de la tierra de uno para buscar a veces simplemente un futuro, ni tan siquiera mejor.

Traducción, un tanto libre y después de consultar algunas traducciones en francés (está en argot argelino, y de eso chanelo muy poco):

[Estribillo]
Ya Rayah win m'ssefer t'hour taaia ou touila
¡Oh emigrante! ¿a dónde viajas? Te cansarás y terminarás por volver

Chral n'dmou l'aabad el rafliin kablek ou kabli
Cuantos se han arrepentido antes de ti y de mi

Ya Rayah win m'ssefer t'hour taaia ou touila
¡Oh emigrante! ¿a dónde viajas? Te cansarás y terminarás por volver

Chral n'dmou l'aabad el rafliin kablek ou kabli
Cuantos se han arrepentido antes de ti y de mi
[Fin Estribillo]

Chhal cheft al bouldan laamrine wa lber al khali
¿Cuántos países poblados y desérticos has visto?

Chhal dhiyaat wqat chhal tzid mazal ou t'khali
¿Cuánto tiempo has desperdiciado?¿Cuanto tiempo te queda más por dejar?

Ya lghayeb fi bled ennas chhal taaya ma tadjri
¡Oh tu ausente!, no paras de correr en el país de los otros

Tzid waad el qoudra wala zmane wenta ma tedri
El destino y el tiempo siguen su curso pero tu lo ignoras

[Estribillo]

Aalach qalbek hzine waalach hakdha ki zawali
¿Por qué tu corazón está tan triste?¿Por qué permaneces allí como un desgraciado?

Matdoum achadda wila tzid taalem ou tabni
Las dificultades no durán, y tu tampoco construirás y ni aprenderás más

Maydoumou layyam walay doum seghrek ou seghri
Los días no durán, todo como tu juventud y la mía

Ya hlilou meskine li ghab saadou ki zahri
Oh dulce desgraciado que tu suerte ha pasado, como la mía

[Estribillo]

Ya msafer naatik oussaayti addiha el bakri
Ôh viajero, te doy un consejo para que lo sigas

Chouf ma yeslah bik qbal ma tbia ou ma techri
Mira lo que te conviene antes de comprar o vender

Ya nnayem djani khabrek ma sralek ma srali
¡Oh tu el dormido! noticias tuyas me han llegado, te ha pasado lo que a mi me pasó

Hakdha rad el qalb bel djbine sabhane El Aali
Así devuelve el corazón a su creador el Altísimo.

[Estribillo]

Fuente:
Moeh Atitar de la Fuente